Asoc. Sur Colombiana

DECLARACIÓN DE VISIÓN

Cada miembro del cuerpo de Cristo preparado para el reino de Dios.

 

DECLARACIÓN DE MISIÓN

Glorificar a Dios, y bajo la influencia del Espíritu Santo, guiar a cada creyente de la Región sur Andina de Colombia a una experiencia de relación personal y transformadora con Cristo, que lo capacite como discípulo para compartir el evangelio eterno a toda persona.

 

NUESTROS VALORES

Integridad

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

La integridad está relacionada con los pensamientos, los comportamientos, las ideas, las creencias y la forma de actuar de cada individuo. Puede referirse a un individuo educado, honesto, que tiene control emocional, que tiene respeto por sí mismo, que tiene respeto por los demás, responsable, disciplinado, directo, puntual, leal, pulcro y que tiene firmeza en sus acciones, por lo tanto, es atento, correcto e intachable.

Respeto

“Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente” (Romanos 12:10 NVI).

El respeto es un valor moral importante del ser humano, que comienza con el respeto y valor personal y se extiende para lograr una armoniosa interacción social. Importante entender que el respeto se aprende, al comprender al otro, al valorar sus intereses y necesidades. En este sentido, el respeto debe ser mutuo, y nacer de un sentimiento de reciprocidad. Respetar no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con otra persona, sino que se trata de no discriminar ni ofender a esa persona por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando dichas decisiones no causen ningún daño, ni afecten o irrespeten a los demás.

Humildad

“… Todos deben someterse unos a otros con humildad, porque: ‘Dios se opone a los orgullosos pero ayuda con su bondad a los humildes’. Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los enaltezca a su debido tiempo” (1 de Pedro 5: 5, 6 DHH).

La humildad es una virtud cristiana de quien no pretende estar por encima ni por debajo de nadie, sino que sabe que todos somos iguales, y nuestra existencia tiene el mismo grado de dignidad. Quien obra con humildad no se vanagloria de sus acciones; rechaza la ostentosidad, la arrogancia y el orgullo, y prefiere ejercitar valores como la modestia, la sobriedad y la mesura.

La humildad es también la actitud de quien se somete o rinde a la autoridad de una instancia superior, la sumisión está asociada al temor de Dios.

Unidad

“Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Juan 17: 21).

La unidad es armonía entre las personas de una comunidad, se logra al aunar esfuerzos y dirigir el pensamiento, al aceptar y apreciar el valor de la contribución única que cada uno puede hacer y al permanecer leal no sólo el uno al otro sino también a la tarea.

La unidad se construye a partir de una visión compartida, una esperanza anhelada, un fin altruista o una causa para el bien común. La unidad da sustento, fuerza y valor para hacer que lo imposible se haga posible. Junto con la determinación y el compromiso, la unidad hace que la tarea más difícil parezca fácil.

La unidad crea la experiencia de cooperación, aumenta el fervor y el entusiasmo por la tarea y hace que el ambiente sea poderoso y facilitador.

Equidad

“No tendrás en tu bolsa pesas diferentes, una grande y una pequeña. No tendrás en tu casa medidas diferentes, una grande y una pequeña. Tendrás peso completo y justo; tendrás medida completa y justa, para que se prolonguen tus días en la tierra que el Señor tu Dios te da.” (Deuteronomio 25: 13-15). Es uno de los atributos que define con mayor claridad el carácter de Dios. La equidad es un valor que implica justicia e igualdad de oportunidades, respetando la pluralidad. De este modo, la equidad promueve la valoración de las personas sin importar las diferencias culturales, sociales o de género.

Compromiso

“Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3: 13,14).

El compromiso, es el valor que permite que una persona de todo de sí misma para lograr sus objetivos. Este valor, en una persona permite que su mente, su alma y todo su ser, se alineen hacia el objetivo al cual se ha comprometido, brindando cada una, desde su naturaleza, las herramientas necesarias para lograrlo. El compromiso es un valor que te permite y te lleva a vivir la vida que desea aunado con la voluntad que posee el individuo para cumplirlo.

Amor

“El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie. No es orgulloso. No es grosero ni egoísta. No se enoja por cualquier cosa. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad. El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sólo el amor vive para siempre.” (1 Corintios 13: 4-8).

El amor es comprender, servir, dar, compartir, querer, respetar y convivir.

Servicio

”Imiten al Hijo del Hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mateo 20: 28).

Servir implica ayudar a alguien de una forma espontánea, es decir, adoptar una actitud permanente de colaboración hacia los demás sin esperar nada a cambio.

“Todo lo que existe tanto en el cielo como en la tierra declara que la gran ley de la vida es una ley de servicio.” (Ed. 94).

Excelencia

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Colosenses 3:23). La excelencia, es la característica de ser bueno, de hacer las cosas de manera óptima. Cuando somos excelentes, hacemos las cosas bien sin ninguna excusa, sobresalimos de la mediocridad. La excelencia nos impulsa a ser mejores cada día.